Archivo de la etiqueta: Adolescencia

Jueves ordinario: la adolescencia

“Ya es cuarta”, insistía el Mad. “No Orejas, es apenas tercera”, recriminaba Alex Villafuerte y continuaba: “La del poste y la que no me tocaste ahorita, ¿cuál mas?”. “Pues la que soltó el Chido”. “No manches, esa fue en la serie pasada”. “Bueno, bueno, para que no digan que no les damos chance que sea tercera”, finalizaba Vicente Bayardo, quien siempre buscaba conciliar. Tal vez se sentía obligado, pues casi todos los días de ese verano de 1988 nos reuníamos afuera de su casa para jugar Tochito. En Rada, en las Águilas.

Teníamos 16 años unos y 17 otros. Por cierto que Héctor Marín consiguió una versión de Juan Gabriel al respecto en cassette. Ese verano no hicimos más que reunirnos y disfrutar de la no responsabilidad. A la mitad de la prepa, sin preocupaciones por el futuro. En plena adolescencia. Con copetes exagerados, cinturas de 28 (a excepción del cuñado de Edson) y el rock ochentero en su apogeo. Fiestas de paga y vasos de plástico.Siempre he creído que sabíamos perfectamente que nuestra principal obligación era disfrutar al máximo nuestra juventud. Antes de que fuera demasiado tarde. Intensamente, con alguno que otro exceso, pero nada para asustarse. Ya vendrían tiempos de ocuparse. De definir nuestros caminos y tomarnos un poco más en serio, de hacernos cargo de nuestra individualidad en toda la dimensión de la palabra. Fuimos privilegiados.Pues bien. El lunes pasado se inauguró la Semana Nacional Pyme en el Centro de Convenciones ubicado a un costado del Hipódromo. Fue el presidente Calderón y por 7° año consecutivo la organización estuvo a cargo de la Secretaría de Economía (SE).El miércoles se rompió récord de asistencia y los principales emprendedores y empresarios asistieron al pabellón de Financiamiento. Dentro de esta semana, la SE trata de difundir y hacer realidad la gama de programas que tiene para impulsar el crecimiento y desarrollo de estas empresas.Las Pymes (que incluyen también a las Micros) ascienden a casi 4 millones de entidades y aportan el 63% del PIB y el 79% del empleo del país. Por ello, es casi obvio que la única manera de que México salga del subdesarrollo es a partir del crecimiento sostenido de las Pymes. Sin embargo, la situación no es muy alentadora, pues 8 de cada 10 empresas fenecen durante los dos primeros años de vida. Por ello, los flujos de inversión no fluyen con el volumen que se requiere.La principal causa de su fracaso, contrario a lo que se piensa, no tiene que ver con factores macroeconómicos, sino por falta de capacidades de los empresarios, desde el planteamiento de su modelo de negocio, manejo de finanzas, estrategias de comercialización, calidad de producción hasta la gestión administrativa de sus empresas familiares.No existe la conciencia de que debemos prepararnos para emprender un negocio y tener éxito con él. Yo mismo cerré hace un par de años una Consultoría Empresarial que constituí en 2003. Formo parte de las estadísticas. En mi caso, el factor de no éxito fue la falta de foco en la oferta de servicios. Aprendí muchísimo de la experiencia y algún día la capitalizaré.En fin, las Pymes en su mayoría atraviesan un estado de inmadurez parecido a los años de mi adolescencia. En contraste, sin embargo, la responsabilidad de su futuro está hoy en sus manos. No hay que esperar más nada. Ni apoyos del Gobiero ni que la competitividad se incremente todavía más. Es momento de tomar cartas en el asunto y buscar desarrollar nuestras capacidades.Para ello, debemos cambiar un poco nuestra mentalidad, pues ya estamos en “cuarta oportunidad” como diría el Mad (esta vez con razón) y ya no queda tiempo para poder desarrollarnos. Un factor crítico que debemos considerar es que los que trabajamos para las empresas como empleados también debemos pensarnos como emprendedores. Tomar la responsabilidad de nuestra carrera, planeando nuestro futuro y desarrollando nuestras capacidades.He de mencionar que mis cuates de la prepa están hoy día con su carrera profesional en sus manos. Nos reunimos un par de veces al año y normalmente la plática se dirige a esos meses de improductividad. Los recordamos con gusto, pero estoy seguro que no los añoramos y mucho menos quisiéramos seguir viviéndolos eternamente.

__________________________________________________________

Nota al margen:

El pasado martes fui a dar una Conferencia en la Semana Nacional Pyme. La exposición giró en torno a nuestra oferta específica para estas empresas y le invertimos gran cantidad de tiempo a preguntas y respuestas. Derivado de este diálogo con los empresarios, estudiantes y periodistas, explicamos la causa por la que la banca comercial usualmente no financia empresas con antigüedad menor a dos años.

Comparto con ustedes algunos artículos relacionados con esta conferencia (dar clic en el link):

Fracaso de pymes inhibe a los bancos

En cartera vencida 15% de capital semilla para PyMES

____________________________________________________

Seguir leyendo Jueves ordinario: la adolescencia