Archivos de la categoría Cara Digital

Apóstoles empresariales | Post para Cara Digital

Half-Length Figure of an Apostle by Leonardo da Vinci

“Hay niveles de tolerancia”, respondió el director de recursos humanos del banco más grande del país, ante el señalamiento de un directivo respecto a la deficiente calidad de las instalaciones del edificio corporativo. No solamente de los lugares de estacionamiento, sino de los baños e incluso de espacios destinados a jardineras que se estaban utilizando para albergar a personal operativo externo. Al edificio ya no se le daba mantenimiento con el razonamiento (?) de que se estaba invirtiendo en una nueva sede. ¡Qué caro estaban pagando los más de cinco mil empleados esta decisión! Cualquiera que hubiera escuchado la conversación se hubiera sentido agredido, sobretodo cuando el encargado del capital humano concluyó con cinismo: “¡Y en los siguientes dos años se va a poner peor!”

Lamentablemente esta conducta no es exclusiva de las corporaciones, hay empresas y negocios que se han acostumbrado a tratar mal a sus empleados. En algunos casos, se ha acuñado la cultura de que dar empleo es hacer un favor.  “En la calle hay personas que con la mitad de tu sueldo, estarían dispuestos a hacer el doble de lo que tú haces”, le dijo el dueño de una empresa mediana a su gerente de finanzas hace un par de años, mientras revisábamos una solicitud de crédito. Imagina el rostro del gerente de finanzas; imagina el ambiente en su equipo de trabajo. El dueño pareció no percatarse de lo dañino de su conducta, no sólo el causado a sus colaboradores, sino a su propia empresa.

En contraste, existen empresarios y profesionales de la gestión de recursos humanos que se toman en serio la máxima de que el capital humano es lo más importante de una empresa. No sólo lo señalan en su discurso, sino que han definido una estrategia con acciones contundentes que respaldan el deseo de que sus colaboradores se conviertan en el principal generador de riqueza y diferenciación en el mercado. Dentro de tu negocio, ¿tienes una clara gestión de recursos humanos más allá del costo que te representa?

Utilizando una metodología de lealtad de los clientes aplicada a la gestión del talento, ubiquemos a los empleados por su nivel de satisfacción y compromiso con tu empresa.

 

Cada tipo de empleado tiene características genéricas distintivas y, por tanto, retos específicos por parte de tu empresa y que te ayudará a ejecutar la estrategia de recursos humanos de tu negocio.

  1. Leales: son los empleados que disfrutan su trabajo y a la vez están comprometidos con la visión de la empresa. Los retos que tienen en el día a día los motivan a brindar su mejor esfuerzo y a la vez la remuneración que reciben cumple satisfactoriamente con sus necesidades económicas.
  2. Apóstoles: dentro del cuadrante leales están los empleados que además son fans de la empresa. Son personas que no solo están contentos y comprometidos, sino que generan un buzz positivo para la empresa. Son empleados que genuinamente hablan bien de su trabajo y de la empresa. Generan gran productividad, un excelente ambiente de trabajo y -por si fuera poco- prestigio dentro de su círculo de influencia, que muchas veces está fuera de la empresa.
  3. Rehenes: son quienes están comprometidos con su trabajo, ya sea porque les gusta lo que hacen (el reto los motiva) o ya sea porque necesitan del trabajo para pagar sus cuentas. Sin embargo no están satisfechos y si permanecen dentro de la compañía es porque no tienen las capacidades de encontrar un mejor empleo o porque no están interesados en buscar otro. Estos empleados ya generan valor, por lo que algunos empresarios no están interesados en brindarles mejores condiciones.
  4. Mercenarios: normalmente son talentos de la empresa que no se han enganchado con la visión (porque no les interesa o porque no los han invitado a formar parte de ella), por lo que ante una propuesta económica más atractiva no dudarán en cambiar de trabajo.
  5. Desertores: forman parte de las estadísticas de la rotación de personal involuntaria. En algunos casos, son jóvenes que no se visualizan dentro de la empresa y optan por probar en otras empresas; en otros casos son talentos ocultos que se desesperan al no tener un reconocimiento por sus aportaciones. En cualquier caso, este grupo representa un alto costo operativo, por el tiempo y esfuerzo que se invierte en cubrir las vacantes que generan.
  6. Terroristas: dentro del cuadrante de desertores están los empleados que tienen sentimientos negativos contra la empresa. Dentro y fuera de ella, expresarán su descontento y causarán mala imagen para tu compañía.

“Si los negocios manejaran su dinero con el cuidado que manejan a su gente, la mayoría estarían quebrados”, decreta el primer renglón del bestseller “The Talent Master”. La administración del talento humano es sin duda el principal diferenciador de las compañías. Tarde o temprano el estilo de gestión se verá reflejado en los resultados financieros. Así, si nos has definido una estrategia seria en la gestión del talento de tu negocio, este inicio de año podría ser un momento ideal para diseñarla y llevarla a cabo. Empieza ubicando a cada empleado o grupo de empleados en estos cuadrantes.

En un artículo posterior, revisaremos qué acciones son las más recomendables por cuadrante.

————————–

Imagen de corbisimages