Muriendo en tus brazos

Soñé que moría lentamente en tus brazos.
Cobijabas mi vértigo, aceptabas mi suerte.
Vaciaba mis remordimientos y me liberaba de mis culpas.
Admirabas mi arrepentimiento, perdonabas mis atrevimientos.
Soñé que contigo me volvería eterno.
Y tú con esa sonrisa sarcástica, alimentabas mi fantasía.
Soñé contigo mezcal amigo. Que en cada sorbo me iba perdiendo.
Y tú me dejaste perder en tu encantamiento, me ahogaste en todo ti.

Sobre el mezcal. Bar de La Cervecería. Diciembre 27 de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *