Jueves ordinario: saliendo del clóset

Ya lo sé. A más de uno desilusionaré, pues este post no cumplirá con las expectativas naturales del título. Ni modo. Tampoco es para jalarse los cabellos y si ya estás aquí, pues bienvenido: te invito a reflexionar sobre nuestros hábitos y cómo han cambiado significativamente con el avance de la tecnología, particularmente con las redes sociales digitales y los dispositivos móviles.

pantsforipad

He de confesar que todavía hace cinco años no traía ni celular. Vivía cómodamente en Monterrey; desayunaba, comía y cenaba en mi casa, con una vida de clasemediero fundida con la rutina. Diez minutos de camino entre la oficina y mi casa y viceversa: en el trayecto me entretenía con el radio: por las mañanas con los noticieros, pero en tan poco tiempo ni llegaba bien enterado de lo que sucedía en el mundo; por las tardes con un noticiero deportivo y por las noches un par de noticias más. Nunca me distraje con la pantalla de dispositivo alguno: ni de broma. Cuando alguien me preguntaba que por qué no traía celular, respondía sin chistar: “Por dos razones: porque todo el tiempo estoy localizable salvo los diez minutos de trayecto y porque no quiero que los viernes que salgo me hable mi esposa”.

Del internet, sin embargo, siempre fui un gran admirador. ¿Cómo olvidar la lentitud de la red en la sala de cómputo del ITESM CCM? ¿O las peleas con el prodigy de Telmex? Era tan lenta la navegación por ocio que había que tener mucho espíritu para hacerlo: y lo tenía y creo que sigo teniéndolo. Hace siete años en el banco no podríamos acceder a Internet sin una autorización de la Dirección General; de hecho, la mayoría de los empleados no pueden acceder actualmente: por seguridad y también para no entregar una herramienta de distracción. Pero podríamos estarnos equivocando. De hecho, los integrantes de Marketing del banco no tienen acceso a las redes sociales: tuve que pedir un permiso para poder acceder y es increíble que personas claves que están definiendo esta estrategia tienen que pedir permiso también. Pero ya me desvié: decía que el internet era muy lento y la verdad es que casi ni había nada. Los sitios más populares fueron por décadas los de pornografía; ápenas hace poco tiempo (no sé si meses o ya un par de años) los sitios de redes sociales desplazaron a los de pornografía.

Mi camino incipiente en este mundo digital empézó con este blog (ya hace más de tres años) y precisamente de manera regular con esta columna de jueves que cada vez más escribo en cualquier día de la semana, menos en jueves. No he querido cambiarle el nombre, pero es probable que pronto mis nuevos amigos geeks me ayuden a cambiar un poco la estrategia de este ejercicio, lo que provocará seguramente ajustes ligeros o de plano algunas reestructuras digitales. Fue una amiga de mi ex esposa la que me sugirió en una comida de cumpleaños que abriera un blog, que tenía el perfil de estar metido en estas cosas. “¿Yo -me cuestioné- perfil de qué …? Ni de broma -pensé- además ni le entiendo a esos temas”. Una semana después ya había abierto el blog. Lo que más me maravilló fue conocer instantáneamente a personas con intereses similares: por ejemplo rápidamente me hice de dos amigas argentinas, pues compartíamos una fasinación por la filosofía. También me ha regalado experiencias increíbles: desde una conexión en línea con decenas de personas que no conocía, como encuentros y reencuentros con viejos amigos y conocidos. Con muchos de ustedes sólo hablo por aquí, aún cuando sabemos nuestros teléfonos, pero eso no es malo ni mucho menos.

Poco después empecé a escribir en otro blog: Living La Vida PyME que fue la iniciativa de dos amigos dedicados a este negocio. Me entusiasmé mucho al inicio, pero pronto comprendí que nos faltaba estrategia para impulsarla mucho más; de hecho, nunca conocí bien los objetivos de este esfuerzo. Tiempo después, dentro del banco, hemos estado utilizando una plataforma similar para lanzar la estrategia de comunicación digital del segmento Negocios PyMEs: Yo Soy PyME. Este blog ha generado un tráfico muy interesante en poco más de tres meses y próximamente lo llevaremos a un nivel diferente. Ya lo comentaré cuando nos salga bien.

En Monterrey tuve varios teléfonos celulares que usaba irregularmente y que perdía con cierta regularidad. La verdad es que no podías hacer mucho con ellos. Pero todo cambió. Hace cuatro años me entregaron un Q-tek (fui uno de los afortunados de no tener que usar Palm) y su pantalla digital me maravilló; sobretodo que podía recibir y contestar e-mails ahí. Los correos electrónicos han sido una fascinación desde que entré al banco hace casi trece años, pero había que estar atado a la PC: cuando tuve la oportunidad de acceder a través de esa tecnología fui más productivo -y no lo digo para construir un chiste de productividad de envío de mails- pues he estado conectado casi todo el tiempo desde entonces: con mi cerebro maquinando soluciones para los proyectos que me han asignado. Después llegó la BlackBerry y estoy a muy pocos días de complementar mi diversión con un iPad.

Las plataformas tecnológicas las complementé primeramente con el LinkedIn, donde he podido entablar diálogos y participar en discusiones muy enriquecedoras con ex alumnos del Tec de Monterrey; también he recibido algunas ofertas de empleo y sobretodo me he enterado -desde un punto de vista profesional- qué hacen muchos de mis colegas y cómo ha sido su crecimiento.

El año pasado empecé a probar el twitter y hace una semanas ingresé al foursquare. Del twitter me gusta mucho la comunicación en línea de noticias en general e incluso de las reflexiones que hace el Presidente de la República en particular; de anuncios sobre nuevos posts en blogs, o de noticias muy específicas sobre negocios y aspectos legales como impuestos y créditos; también, saber qué está haciendo un amigo o un conocido es fascinante, pues esos pequeños tweets se van almacenando en tu cerebro y por la noche puedes platicar de cosas diferentes con tu novia (por citar un ejemplo).  El otro día pensaba que el twitter es como una bandeja de entrada (del Outlook), pero sin el agobio de tener que leerlos todos y mucho menos contestarlos: leo los que me causan interés y a veces me doy el lujo de ignorar otros si es que no estoy de humor. Me gusta además compartir alguna idea o empezar a construir un post. Hace unas semanas publiqué en twitter dos o tres párrafos de un artículo: increíble, lo concebí y lo escribí en una plataforma que no te permite publicar más de ciento cuarenta caractéres; y lo publiqué en otra, en ésta en la que puedes meter hasta vídeos de YouTube.

El foursquare ha sido maravilloso. En México debe tener un par de meses; todavía hay pocos usuarios, pero lo increíble es que los lugares de interés más importantes ya están dados de alta, como: cines, restraurantes, hoteles, hospitales, escuelas, sucursales bancarias, etc. Con el celular y su GPS integrado es posible darlo de alta con bastante precisión y lo increíble del caso es que nosotros como usuarios lo hacemos gratuitamente, motivados por ese geek que traemos dentro pero también porque tiene un esquema de incentivos que te da puntos y que automáticamente genera un ranking entre tus amigos y también en cada ciudad: por ejemplo, en esta semana he estado dentro del top 20 del DF. Hoy no he hecho “check-in” en lugar alguno, pero voy a desquitarme por la tarde. Métete, te vas a divertir.

Todo esto, sin embargo, ha hecho que cambie radicalmente mis hábitos y que haga cosas que podrían cuestionarse, como revisar mails en el coche, twittear, dar check-ins y revisar la última noticia en el facebook mientras doy la vuelta en alguna calle o al ser pitado por los demás coches por no avanzar cuando se pone el siga. El otro día pensaba que tengo que ser más cuidadoso, pues me daría mucha vergüenza chocar por estar metido en la pantalla y sería todavía peor causar un accidente. Lo haré; por cierto que en algunas ciudades de Estados Unidos ir mandando mensajes de texto o estar metido en la pantalla de tu celular tiene penas equivalentes a las de manejar en estado de ebriedad.

Hace una semana, unos geeks comentaban con gran precisión que el teléfono celular es tan íntimo como nuestra ropa interior; que poodemos olvidar las llaves de la casa, pero difícilmante el aparato del demonio; que en 2015 los niños de 5 años ya traerán celular; que las tendencias provocarán que más y más usuarios tengan una experiencia de compra desde su dispositivo móvil; que incluso se fusionarán los servicios financieros en este dispositivo y también podrían fusionarse bancos y telefónicas; y decenas de usos que ya se dan y se intensificarán en el futuro próximo. El problema es que a quienes nos gusta y apasiona tanto, nos es difícil dejarlo guardado en su funda en una comida o incluso antes de dormir. Hace poco tuvimos que poner unas reglas mi novia y yo, pues ya estábamos más en una relación digital que real (es mentira, pero suena chistoso, ¿no?). Fueron cinco reglas y tienen que ver con limitar su uso en la noche y durante la interacción; vamos más o menos cumpliéndolas y es increíble apreciar el trabajo que nos cuesta respetarlas.

En fin, desde hace unos años me he salido del clóset y me confieso como geek en potencia. Creía que era economista o filósofo, pero creo que soy y he sido (sin saberlo) un amante de la tecnología, tanto de dispositivos físicos, como de los aplcativos que le dan vida a todos estos juguetitos que nos alegran la vida, facilitan la comunicación y generan un valor muy poco explorado, como acercarnos a uno de los supuestos clave de la economía clásica: la eficiencia de información entre consumidores; o dicho de otra forma: que cada vez tenemos más y mejor información sobre las opciones para consumir.

_____________________________________________________

Comparto esta Historia de Internet en gráficas:

MBA Online
Via: MBA Online

Jueves ordinario: grandeza, misterio y tres ciudades mayas del período clásico

Grandeza

Mucho se ha escrito sobre la cultura maya. Es a partir del siglo XIX que se realizan las primeras investigaciones formales y desde entonces este imperio mesoamericano no ha dejado de asombrar al mundo contemporáneo. Destaca la admiración por sus conocimientos matemáticos y astronómicos; la arquitectura de sus ciudades; la complejidad de su escritura jeroglífica; los ritos derivados de sus  prácticas politeístas; el poderío que lograron gracias a sus avances políticos, económicos y sociales; y también sobre las predicciones en cambios de ciclos humanos marcados en sus profecías.

Como este reconocimiento es reciente (data apenas del siglo XIX) existen Zonas Arqueológicas (ZA) prácticamente vírgenes, en donde la excavación y restauración de las ruinas representan un pequeño porcentaje de lo que todavía está bajo la selva. Más adelante, en este post, compartiré algunas impresiones sobre tres de estas ZA: Yaxchilán, Palenque y Cobá.

Los especialistas han dividido la cultura maya en tres períodos: el Preclásico (1,500 a.C. – 300 d.C), Clásico (300 – 900 d.C) y Posclásico (900 a 1521 d.C.), siendo el Clásico el de mayor esplendor, tanto en desarrollo de conocimientos, como en poderío político y económico.  El Posclásico se caracterizó por migraciones, nuevos asentamientos e influencia de otras culturas, como la Tolteca; de hecho, cuando llegaron los españoles la cultura maya estaba ya muy disminuida (tanto en alizanzas políticas como en poderío militar) y por ello la conquista a estos pueblos fue relativamente fácil.

El período Clásico es en donde se observa el mayor florecimiento de la cultura maya en todos los ámbitos. Las principales ciudades fueron Tikal, Quiriguá, Palenque, Copal, Río Azul, Calakmul -establecidas en Guatemala y el Sur de México. En esta época es en donde se desarrollaron con mayor esplendor el arte, la arquitectura, la ciencia, el culto a las estelas, la escritura jeroglífica, las alianzas comerciales y políticas, así como el poderío militar.

Misterio

No existe una causa única y contundente que explique la decadencia del imprerio maya en el período Clásico: el abandono de las ciudades es un misterio y -aunque existen numerosas hipótesis al respecto- no sabemos con certidumbre qué la provocó.

Entre las hipótesis más aceptadas están la existencia de temporadas prolongadas de sequías, aparición de epidemias, rebeliones de las clases bajas, así como guerras y traiciones entre las alianzas. Recientemente se han aceptado otras explicaciones, como la sobrepoblación, la deforestación y la destrucción del medio ambiente; es decir, los sistemas de producción y los hábitos de vida pudieron ser autodestructivos -según algunos estudios. Cabe señalar que esta cultura es tan apasionante que no han sobrado opiniones menos científicas, basadas en razones divinas y en la intervención de seres extraterrestres.

Otros cuestionamientos que surgen respecto de la cultura son la falta del uso de la rueda o la inexistencia de una escritura tipo alfabética que les hubiera permitido alcanzar otros niveles de desarrollo y que probablemente habrían contribuido a mantener su esplendor.

Tres ciudades mayas del período clásico

No pretendo dar una síntesis de lo que fueron, sino compartir mi experiencia reciente al visitarlas, vinculando parte de su historia con este presente, particularmente derivado de la convivencia con los guías y personas que viven alrededor de ellas.

1. Yaxchilán

El viento del río Usumacinta va golpeando nuestros rostros. El oleaje levanta violentamente a la lancha, a pesar de la pericia del conductor -quien conoce a detalle las corrientes y los atajos para ahorrar tiempo y gasolina: unos tramos pegados al lado mexicano, otros al lado guatemalteco. Venimos regresando de Yaxchilán.

Yaxchilan_1
Yaxchilán, entrada al Laberinto de Purificación

“¿Tienen miedo a los murciélagos”, nos pregunta Feliciano, antes de entrar al laberinto y a los cuartos preparatorios utilizados hasta el año 800 d.C. para el ritual de iniciación de los nobles mayas. Utilizaban bebidas embriagantes y hongos alucinógenos para alcanzar un estado espiritual superior y estar en condiciones de practicar un autosacrificio: es la época denominada como clásica en la que el politeísmo y el estudio de los astros venía acompañada de un superstición de que la abundancia se alcanzaría con rituales sangrientos.

201007-31-06 025
Yaxchilán, entrada al Gran, Templo 33

La ZA de Yaxchilán se descubrió hacia finales del siglo XIX y de acuerdo con estimaciones de los especialistas sólo el 2% está excavada y restaurada. Para llegar es necesario manejar casi dos horas desde Palenque y viajar por el río Usumacinta otros cuarenta y cinco minutos. Pocos turistas emprenden el viaje, por lo que las ruinas están en excelente estado y la visita es mágica en todos los sentidos. Un árbol con edad mayor a 400 años (el más viejo del lugar) no estaba cuando los mayas que vivieron ahí abandonaron la ciudad hace 1,200 años. Los rituales sangrientos para garantizar la fertilidad y abundancia quedaron plasmados en estelas en donde se aprecia con claridad cómo los nobles se perforaban las partes más sensibles del cuerpo humano para derramar su sangre sobre cetros que representaban la fuente de la vida.

201007-31-06 067
Yaxchilán, Estela que representa el autosacrificio de noble femenina

El guía que acompañó nuestra visita es nativo de la región, su lengua materna es el Chol (derivado del maya) y -además de un orgullo evidente de su origen indígena- mostró gran sentido del humor y conocimiento profundo del fútbol soccer nacional. A continuación anexo un audio de la síntesis final de la visita que realizamos.

Feliciano – Guía de Yaxchilan

 2. Palenque

Estamos corriendo por la vereda que lleva a Palenque, al lado de la carretera realizando intervalos de velocidad; la humedad del ambiente incrementa nuestra respiracíón (y transpiración) y a la vez una energía vigorizante impulsa nuestras piernas hacia la entrada de la Zona Arquelógica. Es una probadita de la visita que realizaremos al día siguiente. 

“Estaciónese aquí”, nos señala decididamente un jóven de más de 1.80 metros de estatura que minutos más tarde se presentó como Carlos, estudiante de Licenciatura en Turismo en San Cristóbal de las Casas, nativo de Palenque: su lengua materna es el Chol pero habla perfecto español, tiene una gran capacidad oratoria y está orgulloso de sus raíces indígenas. Además de un observador inteligente, cuenta con un sarcasmo fino que demostró con un par de comentarios críticos sobre algunas interpetaciones (no científicas) de la representación pictórica de la tumba de Pakal, así como otras interpretaciones de las profecías mayas.

Carlos, Guía de Palenque
Carlos, Guía de Palenque

 “La existencia de un reinado a cargo de una mujer -la Reina Roja- demuestra que los mayas no fueron una cultura machista”, comenta Carlos mientras señala hacia el templo XIII, donde se encuentra la sepultura de esta reina.

La arquitectura de la ciudad tiene rasgos particulares, entre los que destacan el uso de ventanas en forma de cruz que simbolizan los puntos cardinales, referencia clave en los mayas en el análisis astronómico que se reflejó en la orientación de sus construcciones.

201007-31-06 177

 Se estima que más del 80% de la ciudad está todavía bajo la selva: “Esos cerritos que ven ahí, no son cerritos”, señala Carlos con sentido del humor, sonriendo ligeramente.

Palenque, Templo de la Cruz
Palenque, Templo de la Cruz

Dentro de la plaza que sirvió para debatir las decisiones políticas y económicas hay estelas que simbolizan la tortura y sacrificio de los “cautivos”, prisioneros nobles capturados en las invasiones y guerras.

Palenque, Estelas que representan la tortura y sacrificio de los Cautivos
Palenque, Estelas que representan la tortura y sacrificio de los Cautivos

La ciudad contó con un sistema de drenaje potente que traía agua desde los ríos de las montañas, con acueductos que rodeaban la ciudad, así como un sistema interno que que permitía desahogar las aguas negras.

Palenque, Acueducto
Palenque, Acueducto

Palenque fue una de las ciudades mayas más importantes del período Clásico: se han calculado cuando menos 19 gobernantes; uno de los factores para perdurar por tantos siglos fueron sus alianzas políticas con otras ciudades cercanas, como Bonanmpak. Pero también contó con un enemigo muy poderoso: Toniná, con quien mantuvo enfrentamientos constantes. Hacia el final del período Clásico maya, Toniná derrotó a Palenque provocando la aceleración de su decadencia, aunque la misma Toniná cayó poco después, hacia el 904 d.C.

Palenque
Palenque

 3. Cobá

En el centro de varias lagunas y cenotes se encuentra lo que fue la ciudad de Cobá, establecida durante el período Clásico maya. Se encuentra al noroeste de la península de Yucatán, al norte del estado de Quintana Roo.

Una de las características distintivas de esta ZA son los caminos blancos llamados Sacbé, que intercontectaban a la ciudad. Por esas veredas anduvimos en bicicleta para trasladarnos casi un kilómetro y llegar a la pirámide más alta conocida en esa zona (mayor a Chichen Itzá) que se levanta 42 metros y cuenta con 120 escalones. Todavía puede subirse, pero la erosión empieza a hacer estragos y es probable que en un futuro cercano cierren el acceso.

Cobá, Nohoch Mul
Cobá, Nohoch Mul

Se han encontrado (excavado y restaurado) dos centros de pelota que ilustran con claridad el significado de este ritual: mantener la luz del sol, garantizando su salida diaria. Todavía no se aceptan las hipótesis sobre los sacrificios de los ganadores, pero pareciera que sí existía algún ritual de muerte en esta ceremonia. “Yo como maya, no ganaría si supiera que me van a matar”, nos dice Juan, guía maya nativo de esa región de lengua materna maya.

Cobá, Juego de Pelota
Cobá, Juego de Pelota

Cuando se presentó Juan, afirmó orgullosamente que contaba con tres signos característicos que lo legitiman como un maya auténtico: su lengua, su perfil y sus apellidos. Pertenece a la CTM y comenta que uno de los beneficios de ser sindicalizado es que obtiene cursos más rápido, gratis y de manera actualizada. También señaló que las cosas han cambiado poco desde los mayas: “los grandes señores siguen viviendo en palacios y construcciones lujosas y las clases bajas afuera, en la pobreza”.

Juan, Guía de Cobá
Juan, Guía de Cobá

Cobá es otra ZA de la que sólo el 2% está excavado y restaurado. Su atracción turística es mucho más baja que la de Tulum, lo que contrasta con la grandeza de ambas ciudades.

Es una suerte para los que nos gusta visitar estas riquezas que nos heredaron los habitantes de estas tierras, que el turista promedio prefiera mojar su cuerpo en el mar y no su alma en la sabiduria de una cultura que alcanzó un nivel de grandeza extraordinario y que misteriosamente fue extinguiendo su luz hasta su decadencia y posterior desaparición.

____________________________________________

Nota al margen:

Después de manejar más de cuatro mil kilómetros y cruzar por diez estados, reiteré que México es un país extraordinario, particularmente por el gran contraste y el poco equilibrio que contiene: riqueza y pobreza, sabiduría e ignorancia, calidez e indiferencia, avance tecnológico y retraso social, ilusión y desesperanza, futuro y pasado. Todo esto se mezcla en un presente que nos reta diariamente para resolvernos como mexicanos: desde el entendimiento de lo que somos como cultura mestiza; vencer las resistencia a perdonar nuestros pecados de raza; definirnos caminos para salir de esa desesperanza; y construir una confianza en que nuestro pueblo puede dejar la adolescencia y trabajar de manera consensuada por un objetivo común y un futuro mejor.

Jueves ordinario: el contraste

Todavía no amanece. Desperté a las cuatro de la mañana y ya no pude dormir. Un impulso me levantó de la cama y heme aquí escribiendo frente al lago de Bacalar. Venimos manejando desde el Estado de México: llevamos ocho estados recorridos, dos mil quinientos kilómetros de carreteras, cientos de paisajes y decenas de historias -presentes y pasadas.

Dos imágenes no me han dejado descansar con tranquilidad desde el miércoles pasado, ambas son del Cañón del Sumidero. La primera es la belleza que le dio vida al símbolo del Estado de Chiapas: el cauce del Río Grijalba que se escurre entre dos majestuosas paredes montañosas, buscando llegar a un bloque que se erige al final; se completa el paisaje con el cielo y las nubes, que parecen estar muy cerca del cañón.

20100724-29 843

La segunda imagen también es impresionante; además es contrastante: un basurero flotante que contamina el río ilustra gran parte de la realidad de nuestro país: botellas de pet, cajas de unisel, bolsas de plástico, pelotas y balones de fútbol, ramas enlamadas, entre lo más frecuente; y un olor insoportable que se agudiza con el pasar lento de la lancha.

20100724-29 886

¿Cómo dos imágenes así pueden convivir en el mismo lugar, en el mismo momento? “Lamentablemente también tenemos esta basura en el río”, señala el guía ante la mirada atónita de los visitantes. “Se han hecho labores de limpia, pero han sido insuficientes”, remata mientras conduce la lancha cuidadosamente por las partes menos contaminadas. “Viene de río arriba”. Un silencio sepulcral nos acompaña por esta escena que dura más de diez minutos.

Continuamos río abajo hasta llegar a la presa Manuel Moreno Torres. La central hidroeléctrica cuenta con una capacidad de 1,500 MV  y es una de las más grandes del mundo con 261 metros de altura. La obra construída en los años cuarenta genera gran energía para toda la región del país y a la vez es la que provoca esos estanciamientos de basura -además de haber dejado bajo el agua al pueblo establecido en las orillas del río.

¿Qué observamos cuando viajamos? ¿Con qué nos quedamos? ¿Qué explicaciones les damos a nuestros niños ante espectáculos tan contrastantes? La riqueza natural sigue evidenciando gran parte de nuestra pobreza económica y social. Contrastes que forman parte de nuestra historia y de nuestro presente. 

20100724-29 1141

Amanece. Faltan quince minutos para la siete de la mañana. Pasearemos por el lago y después iremos a Tulum. Buscaremos un guía local que nos maraville nuevamente con sus explicaciones sobre el mundo maya clásico y sus vivencias actuales; que nos regale sus hipótesis sobre el declive y desaparición de ese pueblo esplendoroso y -con un poco de suerte- que nos comparta la visión del presente en estos lugares y los sueños propios que se mezclan con su acción turística cotidiana.

________________________________________________________________________

Notas al margen:

  • Cabe señalar que el fenómeno de la basura en el Cañón del Sumidero lleva varios años y no ha podido resolverse; se buscó en un inicio recolectarla en esfuerzos masivos, pero pronto se identificó que más de diez poblaciones ubicadas río arriba y en arroyos afluentes son las que utilizan el cauce como aguas negras. Por ello, la solución no está en el estancamiento de basura, sino en el hábito de consumo de las poblaciones, que por razones diversas siguen contaminando como parte de su estilo de vida. Aplica para los pobladores cercanos al Río Grijalba y también para cualquier población humana.
  • Hace más de un año escribí un post relacionado con las acciones que están en nuestras manos para contribuir a una menor contaminación del ambiente: Consumo Responsable. Habla del modelo de las 3 Rs: reducir, reutilizar y reciclar. Ahí mismo viene un enlace con detalles técnicos al respecto.