Jueves ordinario: el bicentenario y el optimismo

Este 2010, que pasará a la historia entre los mexicanos como el del Bicentenario de la Independencia, podría ser algo más que una celebración y convertirse en el parteaguas del desarrollo de nuestro país.

Sobran las razones para ser pesimistas en México. No voy a enumerarlas en este post, pues todos las conocemos. Sobran las noticias diarias para no creer que podemos salir adelante; también sobran las voces débiles de muchos que siempre han augurado que la mediocridad será nuestro destino eterno; sobra mucho de eso. Para variar (y por algunos factores que mencionaré más adelante) consideremos que sí cabe el optimismo: que es posible avanzar y alcanzar el desarrollo que sólo hemos visto en otros países. Esta vez, afirmemos que somos capaces de imaginarnos llenos de éxito, en lo individual y en lo colectivo. Para variar y también para abrir una nueva posibilidad en nuestra mente.

Así, convencidos de que la posibilidad existe, revisemos rápidamente qué eventos críticos tienen que suceder para que esa posibilidad vaya más allá de un sueño guajiro y se convierta en realidad. Con la finalidad de asignar responsables y de eliminar cualquier suspicacia de que un ente sobrehumano tendría que hacerlo, dividamos este relato del éxito en tres ámbitos: económico, político, social.

  1. Económico:
    • La economía más grande del mundo crece a una tasa mayor al 7% y con ello impulsa el dinamismo de la nuestra. Probabilidad alta, de acuerdo con datos estadísticos del cuarto trimestre del país del norte y de recientes expectativas sobre el nuestro.
    • Se reactiva el empleo y con él el consumo; sobretodo, la clase media inicia un crecimiento. Para que esto suceda el crecimiento tiene que ser sostenido y la probabilidad no es tan alta; de hecho es un asunto incierto. Pero es posible y en este bullet es buen momento para recordarlo. 
    • Los negocios del país inician una cruzada a favor de la productividad: ordenan sus finanzas y son concientes de que deben profesionalizar su gestión. Este factor es responsabilidad de la sociedad civil, por lo que su impulso está de nuestro lado con acciones puntuales que revisaremos más adelante.
    • La reforma fiscal se concentra sólo en tres aspectos: 1) Reducir el impuesto sobre la renta (y con ello se incentiva la inversión y la produccción); 2) Facilitar el pago de impuestos a los negocios más pequeños (cuotas fijas que “matan” de inmediato a los coyotes y demás intermediarios que impiden la formalización de nuestra economía); y 3) Incrementar el impuesto al consumo para compensar el 1). Es posible que esto suceda, toda vez que es una premisa básica de cualquier modelo económico sustentable; lo contrario genera menos ingresos fiscales. Estoy asumiento que quienes diseñan y autorizan estos cambios no son irracionales.
  2. Político:
    • Se permite la reelección consecutiva de alcaldes, regidores, jefes delegacionales y legisladores federales y locales. Esto no está tan lejos y de hecho ya es una iniciativa que está en el congreso (representa el punto 1 y 2 que el ejecutivo federal envió al congreso a finales de 2009). Esto provocará que los funcionarios que ocupen estos cargos tengan un incentivo para impulsar los intereses ciudadanos sobre los intereses de los partidos políticos. Hay un buen número de legisladores que no ven mal esta iniciativa.
    • Se replantea la estrategia de la lucha contra el crimen organizado: de adentro hacia afuera: de la corrupción en el gobierno y en el ejército hacia la regularización de las acciones del orden. Lo que se ha hecho hasta hoy es lo contrario: atacar afuera, descabezando el equilibrio del crimen, lo que ha provocado además de una multiplicación innecesaria de asesinatos, evidenciar la vulnerabilidad de las fuerzas públicas a la corrupción.
    • Se autorizan las candidaturas indepentientes, las iniciativas ciudadanas y las iniciativas del poder judicial. También forman parte de la propuesta del Presidente de la República. Esto provocará que los ciudadanos se involucren de manera directa en las grandes decisiones del país; no es trivial, pues hoy en día estamos prácticamente fuera y sobretodo inconcientes a los factores fundamentales del país. Que el Poder Judicial lance iniciativas también es fundamental para eliminar la impartición de justicia por decreto y establecer leyes en la materia más cercanas a la realidad. Aprovecho este bullet para señalar que los demás 5 puntos de la iniciativa de reforma política son secundarias y de índole coyuntural.
  3. Social:
    • Los ciudadanos nos hacemos concientes de que nuestra participación no sólo es deseable, sino necesaria. Cabe señalar que en estos bullets es en donde flaquea mi optimismo, pues es entre nosotros donde existe más esceptisimo y a la vez falta de claridad de que los demás no harán por nosotros lo que nosotros no estamos dispuestos a hacer por nosotros; es decir, los políticos no van a perder sus privilegios si no existen grupos de presión para disuadirlos de hacerlo. Esto está sucediendo, sin embargo, de manera más recurrente, tanto los espacios públicos de la prensa (por ejemplo el caso de la homosexualidad ha generado gran participación; tal vez sería deseable que fuera en asuntos más importantes, como los señalados en el punto 2 y no en temas más bien de índole circense); también en las redes sociales y en los medios se han logrado presiones a declaraciones de políticos, provocando un cambio de opinión y de acción.
    • La sociedad civil conoce por nombre y apellido a sus representantes locales y federales, así como a sus gobernantes locales. Además sabe cómo votan y/o también cómo utilizan los recursos públicos. Este simple hecho impulsará la conciencia del bullet anterior y casi en automático una rendición de cuentas, que con la herramienta del punto 2.1 le permitirá premiar o castigar.
    • Incorporamos a nuestras pláticas informales el papel de la sociedad para contribuir  a un mejor país. Esto implica modificar dos hábitos: 1) Identificar qué es lo que está bajo nuestra responsabilidad, desechando la creencia anterior de que nuestros males son culpa de los demás y 2) Invertir en este tema sólo el 20% del tiempo que usualmente ocupamos en asuntos relacionados con la farándula, los deportes y demás trivilidades que poco contribuyen a la mejora del país.
    • Incorporamos a nuestra vida el hábito de la lectura. Ya alguna vez lo había señalado en este espacio: un 20% de literatura más o menos seria; la demás casi de la que sea: el tema es leer y con ello darnos un espacio para pensar. Efectivamente, el hábito a incorporar es el de pensar de una manera más estructurada. Muchos países se han beneficiado de ello, incluso para divertirse.

Es verdad que la probabilidad de que los factores anteriores sucedan de manera simultánea es muy baja; de hecho unos tienen poca probabilidad de suceder como evento independiente. Pero es posible. Es posible que impulsemos que se hagan realidad, aunque pase una década más. Lo importante es empezar y para ello debemos definir acciones concretas que nos acerquen a ese sueño. Esas acciones inician con nuestros hábitos y todos sabemos cuáles son los que nos hacen ganadores. Así, este optimismo en el país, inicia (y termina) con nosotros como individuos. Me parece que este 2010 es un excelente pretexto para definir un nuevo rumbo para el país y también creo que hay factores ajenos a nuestra individualidad que nos invitan a sumarnos a este nuevo cambio. Es cuestión de convencernos y de instalar acciones concretas cuanto antes.

______________________

Notas:

  1. Los 10 puntos de la iniciativa a la reforma política del Ejecutivo Federal se encuentran en la página de la Presidencia de la República.
  2. Por alguna extraña razón siempre he creído que en el 2010 sucederá algo muy relevante para mí. Por ello, lo enfrentaré con optimismo y sobretodo con toda la voluntad y disciplina que sea capaz.

Jueves ordinario: las redes sociales toman el poder

El fenómeno de las redes sociales parece apenas comenzar. El crecimiento ha sido espectacular en todo el mundo y se está expandiendo a todos los segmentos de la población. Facebok, la red social más grande del mundo, alcanzó 100 millones de usuarios en sólo 9 meses, mientras pasaron 3 años para que iPod tuviera 50 millones (4 años le tomó a Internet); contrasta -todavía más- que pasaron 13 largos años para que los televidentes sumaran 50 millones. Si Facebook fuera un país, sería el cuarto a nivel mundial, con más de 400 millones de ciudadanos.

El viernes pasado tuve una reunión con expertos en publicidad de medios electrónicos, particularmente en redes sociales virtuales: todos ellos son de la generación “Y” y algunos incluso son distribuidores de conocimiento e información: son formadores de mercado social. Participan activamente en un mundo en el que las opiniones de personas comunes son tan importantes como la de los famosos. De hecho, muchos de ellos, han alcanzado una notoriedad importante con el simple hecho de bloggear o twittear.

En la reunión se hicieron evidentes un par de aspectos:

  1. La mayoría de quienes entregamos un producto o servicio estamos ignorando a esta gran comunidad virtual. Nos cuesta trabajo entender los motivadores que los unen y las reglas que definen su interacción.
  2. Las reuniones de trabajo son más divertidas (y tal vez más productivas) con frituras que con galletas; con ténis que con sacos sport; con jeans que con pantalones de lona; con playeras que con camisas (y no le sigo, porque seguro también había diferencias …) Trascendiendo la forma, es más productivo (y divertido) abordar algunos temas -sobretodo los que requieren de innovación- con mayor felixibilidad de exploración, que con una armadura de usos y costumbres que han definido por años nuestros hábitos cotidianos.

Vimos el siguiente vídeo que además de explicar brevemente cómo han crecido las redes sociales, demuestra cómo éstas no se concentran exclusivamente en aspectos privados: todos los días en todo momento, los usuarios comparten sus experiencias con productos y servicios. El poder de comunicación se ha trasladado de unos cuantos oligopolios a las redes sociales, pues las opiniones entre pares generan más confianza que las tradicionales que se distribuyen en formato de anuncio comercial.

 

 

El rumbo parece claro: es necesario incursionar en las redes sociales, no sólo para expandir nuestro negocio, sino para escuchar y por tanto validar que las necesidades que estamos buscando satisfacer son efectivamente las que estamos lanzando al mercado. Además es necesario estar alertas sobre las opiniones al respecto, para reaccionar en la estrategia comercial, ya sea profundizando en una acción exitosa, ya sea rectificando lo que estemos haciendo incorrectamente.

Con un par de consensos terminamos la junta:

  1. La conveniencia (casi necesaria) de incursionar en las redes sociales para identificar qué se está diciendo de nuestros productos y servicios.
  2. Diseñar e instalar acciones comerciales con una orientación clara de retorno de beneficios cuantificables.

Una de las grandes dudas que existe es si la inversión en este tipo de medios es reditubale. En el siguiente video se muestran ejemplos reales que ilustran cómo muchas compañías ya se están beneficiando de las redes sociales y se afirma que el Retorno de la Inversión (ROI) no sólo es positivo, sino muy atractivo.

 

Dado que existe una enorme oportunidad de negocios en este nuevo e inmenso mundo virtual, es un gran reto incursionar en él y hacerlo con asertividad; gastar demasiado tiempo en definir la estrategia, retrasará aprendizajes que sólo se desarrollarán en el campo de batalla virtual. Así, tanto en nuestra vida personal como en nuestro negocio (el que sea) es importante sumarnos a esta nueva ola cuanto antes. Por supuesto que existen grandes riesgos y es muy probable que muchas de nuestras iniciativas no sean muy exitosas; pero también hay que considerar que el mayor riesgo es no participar y quedarse fuera, contemplando.

Como reflexión final, sólamente un recordatorio que es casi obvio (pero no tanto), la calidad de nuestros productos y servicios seguirá siendo lo más importante para lograr ganancias sostenibles en el mediano plazo.

__________________________________

Notas al margen:

  1. Hace unos meses publiqué un artículo sobre las ventajas de la generación Y en la nueva economía, desde el punto de vista de la generación X: “Jueves ordinario: la generación X”
  2. “Socialnomics” es un térmo acuñado por Erik Qualman en su libro “Socialnomics: How social media transforms the way we live and do business”. El link a su página es http://socialnomics.net/
  3. Este post está dedicado a mis grandes amigos de publicidad del Banco, así como a la agencia experta en este tema.

Jueves ordinario: la huída del poeta

25 de febrero de 1993

Y corría, no se preguntaba hacia dónde, sólo corría …

La desesperación que le causaba esa agobiada persecución le impulsaba a escapar, a imaginar que podía perderse en el camino sin que nadie lo notara.

Le parecía asfixiante seguir corriendo sin encontrar un refugio que le garantizara siquiera un momento de serenidad; sentía que lo atraparían y, si lo hacían, no tendría jamás un momento de libertad, de inmensidad. Si lo atrapaban, su mundo perdería su individualidad, se convertiría en mundo …

Ya no podía más, pero corría; sabía que lo tenía que seguir haciendo, “morir, pero luchando” – pensó cuando estaba a punto de caer. De pronto, empezó a perder la percepción del exterior; parece que ya no corría, ahora lloraba. Un llanto de alegría iluminaba su existencia, pues, otra vez, había logrado escapar. Sentía cómo la serenidad podía envolverlo; ese encuentro con él mismo le devolvía su individualidad. Aunque solo por un instante, había logrado escapar hacia su mundo, en donde existía como él quería.

Y lloraba, después de un instante eterno: lloraba, pues tenía nuevamente que empezar a correr.

____________________________

Notas al margen:

  • Esta semana he continuado revisando mi pasado. Encontré este cuento en un fólder con más de cien reflexiones; todas ellas, en hojas sueltas y escritas con lapicero. Mi caligrafía ha cambiado, aunque no tanto como mi percepción del mundo. Aún así, reconozco cada trazo y cada impulso que motivó esas ideas escritas.
  • El hecho de compartir estas vivencias de mi adolescencia tardía, me libera y me permite continuar moviéndome sin la duda de estar dejando algo valioso detrás.
  • Este cuento lo escribí a los veinitún años, en esos días de gran pasión por la voluntad de poder y la irreverencia que las ideas de Nietzsche  inspiraban mi visión.
  • Escuchando Pink Floyd -en ese entonces- podía traspasar la existencia plana del tiempo y situarme en un estado que denominé instante-lugar y que califiqué como eterno: efímero en el tiempo, pero permanente por su intensidad.
  • Comparto una versión de la canción (poema sinfónico) que escuché mientras escribía este post: “Así habló Zaratustra”, compuesta por Richard Strauss en 1896 en honor de la obra del mismo nombre de Federico Nietzsche.
  • Por cierto que la primera sección (de las nueve) que integran este poema sinfónico se hizo notable en la segunda parte del siglo XX al ser el tema emblemático de la película “2001: Odisea del espacio”, producida por Stanley Kubrick en 1968.
  • Imagen de meseon

La muerte del poeta

14 de agosto de 1997

Fue eterno ese último instante. No fue una tormenta intensa de revelaciones, ni de temores o angustias. Con suma tranquilidad, experimentó una a una sus vivencias pasadas: con extrema sutileza -y por primera vez- percibió cada momento de cada detalle vivido: logró, incluso, comprender en toda su dimensión las ideas que había pensado y, sin asombro, otras que ni siquiera había imaginado. Fue pleno: por fin, realmente pleno.

Escribió los poemas que se le habían negado en su adolescencia, los cuentos que dejó incompletos en su juventud, novelas y otras obras de ideología con las que sólo se atrevió a soñar en su madurez.

Pensó cada pregunta capaz de ocurrírsele a todos los seres humanos y aventuró infinidad de respuestas a cada una de ellas. Encontró su identidad al resolverse su existencia y, todavía, ató cada cabo suelto con el que se enfrentó (y se enfrentará) la humanidad. Se completó como ente y completó -con ese hecho- a los demás hombres.

Por primera vez enfrentó su soledad, presentándosele como el instante-lugar más intenso: pudo estar consigo sin ninguna distracción externa que lo alejara de su individualidad. De hecho, perdió esa individualidad al transformarse en todas las cosas del mundo sin llegar a la terrrible fusión que lo convirtiera nuevamente en ente individual. En su soledad, se convirtió en cualquier cosa, en su auténtico ser.

Ese último instante, antes de recibir dos certeras bofetadas, una en cada mejilla. Antes de tirar al cesto de la basura sueños profundamente estúpidos e ingenuamente ambiciosos. Dos bofetadas le hicieron despertar de entre los vivos, matando cualquier deseo por pensar. De su propia mano salieron las agresiones asesinas que le condenaron a no mirar nunca más hacia su interior.

_____________________________

En memoria de Vivi Camerón

  • Este post está dedicado a Viviana Comerán, gran amiga que conocí en la blógsfera hace varios años; su magnífico Blog se llama Sentires.
  • Vivi -como todo mundo le decía- fue una apsasionada de la vida, lo que puede percibirse en sus magníficos cuentos, poemas y reflexiones.
  • Lamentablemente falleció hace poco más de un año, después de luchar con todo su ser y por varios años contra el cáncer.
  • Nunca la conocí en persona y sólo una vez hablé con ella por teléfono. Pero me dejó muchas enseñanzas a través de nuestra comunicación virtual: sobre lo que escribíamos y también sobre lo que vivíamos.
  • En sus múltiples visitas a este blog me regaló sus comentarios llenos de cariño. Uno de ellos decía que le divertía visitarme para ver qué nuevo recuerdo había encontrado en mi baúl.
  • Por eso le dedico este post, pues en cuanto encontré este cuento, pensé en ella.

____________________________

Tres acotaciones

  • Titulo original: “Borges; descubriendo instantes”. Este cuento utiliza un par de técnicas de Jorge Luis Borges que pueden encontrarse en sus cuentos, entre otros, “Funes el memorioso”. 
  • Salvo el título, no le he cambiado una sola coma.
  • Lo escribí a unos días de haber cumplido veintiseis años, un par de años antes de casarme y varios meses antes de entrar a trabajar en Bancomer.

Jueves ordinario: el hámster y el poeta

Qué bueno que llegó 2010; o dicho de otra forma: ¡qué bueno que ya terminó 2009! Difícilmente tendremos un año tan malo como el anterior, lo que en sí ya es motivo de esperanza, de optimismo y de ilusión. En términos económicos, la situación seguirá siendo un poco difícil (sobretodo en el primer trimestre) y la recuperación será lenta; la gran noticia es que -aunque ya vamos hacia arriba- la subida tiene una pendiente muy inclinada. En este sentido, les deseo lo mejor para este año. Tendremos que echar mano -además del esfuerzo y del entusiasmo- de nuestra inteligencia. Unos párrafos más adelante trataré de explicar a qué me refiero con esto. 

// He invertido gran parte de mi vida en buscar el sentido de mi existencia; lo hice muy intensamente en la adolescencia -ésa que ahora se extiende hasta los veintitrés años- y lo he seguido haciendo de manera intermitente desde que ingresé al mundo profesional. Cabe resaltar que desde que inicié con los Jueves Ordinarios he podido dedicarle más tiempo y seriedad a este ejercicio espiritual que tanto me llena. //

Desde hace casi diez años decidí que debía ponerme objetivos de largo y corto plazo -fue una vez que viajaba en avión al noroeste del país, a visitar a un prospecto de crédito. Con esta idea en la mente, llevé a cabo un proyecto personal que se llamó “Proyecto Sueño” y que consistió en revisar cada dimensión de mi vida y soñar qué quería de cada una; definí objetivos a cinco años y -más allá del logro de esos planteamientos- la gran aportación que recibí fue darle rumbo a mi actuación diaria. Instalé también un ejercicio de “Objetivos anuales”, que a diferencia de los propósitos que se desprenden de los efectos de la champagne de año nuevo, cumplen con las características de ser medibles, realizables y definidos para un periodo de tiempo. Hace unas semanas que viajaba en un avión, recordé este primer episodio y de inmediato apareció ante mí la imagen de un hámster corriendo a toda velocidad en su rueda: luchando por avanzar, recorriendo miles de kilómetros anuales, pero sin llegar a ninguna parte.

poeta

// Quisiera extender esa sensación de eternidad a cada instante de mi vida. Bañar con una visión amplia y profunda la cotidianidad. Es un deseo plano que nace sin pensar mucho. Si sólo pudiera, en una mañana de jueves, transmitir a mis colegas esa energía que desprenden mis dedos al rozar el teclado; si pudiera expresar con palabras la sensación que emana de mi vientre al encontrar una idea estimulante; o si pudiera -aunque sea esto solamente- encontrar mi espíritu con sólo chasquear los dedos … //

Así, fiel a la costumbre en la que me he enrolado desde hace una década, ya he definido mis objetivos del año; están divididos en dimensiones y este 2010 traté de no agruparlos, sino de marcar líneas que están más o menos en un mismo nivel de importancia y que -además- se necesitan mutuamente para construir cierto equilibrio. Este último renglón cabe señalar que viene más de la poesía que de la construcción de un plan estructurado y efectivo, pero la flexibilidad parece ser necesario para que funcionemos mejor. El reto, como cada año, es focalizar mis esfuerzos no sólo en lo más importante, sino también en dónde más puedo aportar; los diseños pasados han sido razonablemente efectivos, aunque he de confesar que la ejecución es la que casi siempre se ha quedado corta. Este año, estoy buscando que la inteligencia me ayude para que la ejecución sea mejor y sobretodo para que mi voluntad se alimente diariamente y que la disciplina sea uno de los valores fundamentales.

// Al escribir me inclino por la prosa poética y rehuyo de los pensamientos en verso; tal vez por falta de talento o tal vez porque mi ritmo busca libertad en la espontaneidad -rara vez reescribo un párrafo o cambio el sentido de alguna idea. Fluye el renglón casi sin pensar. Al releerlo reconozco ideas pasadas, pero que se hacen realidad solamente cuando se materializan en letras y puntuaciones. ¿Quién no ha se enfrentado con que esa idea que leemos en la obra de ese escritor famoso no es original, pues ya la habíamos pensado nosotros? Claro, sólo faltaba darle forma, pero ahí estaba y era nuestra, es nuestra y la prestamos a alguien más que tuvo el tino y el talento de hacerla vivir para todos. //

Para no dejar, compartiré cuáles son las líneas de acción de este año, aunque no profundizaré en las particularidades, sino sólo la estructura que está más del lado del hámster, pero que pretende alimentar al poeta; y al revés.

  1. Correr. Para oxigenarme y divertirme; por ahí hay un maratón y un par de medios maratones. Además de actividades mínimas a la semana. Para quienes quieren iniciarse en este tema y no se deciden, échenle una hojeada a la revista “Runners” versión en inglés: verán que de lo que se trata es de divertirse.
  2. Leer. Cuando iba en el ITAM, llevaba un listado detallado de todos mis libros, siempre con el objetivo de leer dos al mes; eso no ha cambiado.
  3. Escribir. Aquí en águila griega cada semana y quincenalmente en otro blog; intentaré cada dos o tres meses escribir un ensayo de mayor nivel. A ver qué tal.
  4. Trabajar. Para desarrollarme profesionalmente; con este objetivo empezó todo este relajo hace una década. La premisa es situarme en donde pueda aportar mayor valor, lo que redundará en mejores retribuciones. Afortundamente este año está lleno de retos y el entusiasmo del equipo en el que laboro me impulsa diariamente. Ah, también me divierto.
  5. Salud. Éste sí que es difícil, porque la mayor parte de las veces no depende directamente de uno, pero hay hábitos que contribuyen a mejorarla o a debilitarla. Así y por tercer año consecutivo el objetivo primordial es dejar de fumar; el otro es mantener una dieta balanceada y sana en comida y bebida. Este año diré más veces ¡salud! con agua de jamaica.
  6. Familia. Parecería absurdo poner éste ámbito en sexto lugar, pero como lo señalé al inicio, estoy siendo flexible en la presentación de este tema y sobretodo sí existe un argumento de estar bien primero en lo individual para poder aportar al grupo.
  7. Viajar. No tengo ni el tiempo ni el dinero para viajar como quisiera, pero un par de salidas bien organizadas serán muy estimulantes. Ya les platicaré.
  8. Finanzas. Éste también hay que refrendarlo cada año, pues la compra impulsiva aparece en cualquier momento. Acá la recomendación es manejar cuando menos dos tipos de planes: un flujo de ingresos y gastos de la quincena y el mes; y otro con una visión de mediano plazo, que incorpore objetivos de patrimonio y ahorro. El otro día me decía mi cuñado algo muy sencillo: “Si gastas menos de lo que ingresas vas bien; si no, vas mal”.
  9. Amigos y familia extendida. Aunque suena extraño que le ponga líneas de acción a los amigos, el objetivo es fortalecer los círculos afectivos y desarrollar una red de apoyo en dos direcciones.

Estos son los principales y con estas dimensiones en mente enfrentaré el 2010. El gran reto es lograr que la libertad del poeta y la disciplina del hámster se crucen y se enriquezcan.

_____________________________________

Notas al margen:

  • Hace casi un mes publiqué que haría una pausa para replantearme algunos objetivos; muchos de ellos -la mayoría- los he refrendado y el reto está, como señalaba anteriormente, en ejecutarlos de manera efectiva, más que en cambiarlos.
  • El ánimo del inicio de año debe respaldarse con objetivos y acciones concretas, para evitar así que los propósitos a los que nos comprometimos queden sólo en eso.