Jueves ordinario: la ilusión

En la mitología griega, Crono fue el líder de la primera generación de Titanes. Derrocó a su padre, Urano, y gobernó durante la época dorada, donde existió abundancia en la agricultura. A pesar de ello, su reinado transcurrió entre el caos y el desorden. 

Crono supo que estaba destinado a ser derrocado por un hijo suyo. Por ello, devoró a sus primeros cuatro hijos: Hestia, Remeter, Hera y Poseidón. Cuando iban a nacer su quinto y sexto hijos fue engañado por su esposa, Rea, quien le dio a tragar un potro y una piedra envuelta en un pañal. 

La profecía se cumplió cuando su sexto hijo liberó a sus hermanos, haciéndolo vomitar uno a uno; matándolo después con un rayo. Este nuevo dios llamado Zeus fue quien -junto con los dioses olímpicos- llevó paz y orden al arrebatar el poder a los malvados y primitivos Titanes

 

En la mitología romana, los dioses equivalentes fueron Saturno (Crono) y Júpiter (Zeus). Con idénticos desenlaces, si bien los romanos fueron más benevolentes con Saturno, quien fue considerado como el dios del tiempo humano: calendarios, estaciones y cosechas. Además se le dedicó el séptimo día de la semana (sábado, saturday), así como el séptimo y más externo objeto celeste visible sin ayuda: el planeta Saturno

Estas leyendas antiguas vienen al caso, pues se ha hecho ya una costumbre que en la empresa donde laboro nombremos los proyectos más importantes con base en la mitología antigua. Así, tenemos a Mercurio, a Júpiter y a Saturno. Unos efectivamente por características de los dioses romanos y otros por características de los planteas. Sin saber (inicialmente) que Saturno fue padre de Júpiter y éste de Mercurio

Hemos identificado que hablar de Mercurio tiene una connotación mayor que si habláramos del modelo de servicios. Y es que los equipos que se forman alrededor de proyectos que inspiran algo que va más allá del día a día, trabajan con más compromiso y dedicación. Con la ilusión de estar contribuyendo a algo que probablemente está haciendo una diferencia. 

Así, el proyecto Saturno ha sido la semilla que ha impulsado una estrategia de mercado más agresiva con un segmento de la economía. Los compañeros que hemos trabajado en este proyecto hemos logrado tal unión que los éxitos de los demás se convierten automáticamente en propios. Increíble, si consideramos que esta generosidad no se ve todos los días en la mayoría de las empresas mexicanas. 

Hace unos meses fui emocionado a comprar un libro de mitología griega para escoger el nombre de Júpiter. Padre de Mercurio y quien lo tuteló y guío para ser el dios del comercio en la mitología romana. En este punto, casi es una obviedad qué tipo de nombre debe recibir un proyecto que busca impulsar la productividad comercial.

Por supuesto, que este sentido metafísico que sugiere un nombre de este estilo, no serviría de nada si el planteamiento conceptual no es bueno o si la ejecución es deficiente. Pero esto último, es una obligación profesional en cualquier empresa que se precie de ser competitiva. El aderezo que puede hacer (y hace) la diferencia radica en la ilusión con que enfrentamos nuestros retos cotidianos.

__________________________________________________________

Este post está dedicado a los grandes equipos de trabajo con los que he tenido la fortuna de compartir estos proyectos: inventándolos, sufriéndolos y casi siempre obteniendo de ellos la gran satisfacción al ver que se convierten en realidad. Las piedras angulares de estos equipos son Irma, Isaac y Mario.

14 pensamientos en “Jueves ordinario: la ilusión”

  1. Rafa:

    Muchas gracias!

    Trabajar en equipo como lo hemos hecho en los dos ultimos años es lo que hace la diferencia; pero más aún cuando se tiene la gran fortuna de trabajar con alguien que hace la diferencia entre hacer un trabajo o actividad rutinaria o hacer realmente del trabajo proyectos con aportación de valor.

    Gracias Rafa!

  2. El Titatic representaba con su nombre el grandioso proyecto de un Gran Barco invencible; que al final termino en el fondo del mar; un proyecto no es TITAN; Titanes son los lideres que lo Crean, Inspiran y ejecutan dicho proyecto; contagiando a todos con su entusiasmo para realizar lo impensable y para dar un nuevo significado a lo Imposible. Todo tu Equipo, Enrique y Tu, son el claro ejemplo de que cuando Zeus se lo propone puede vencer a Cronos. Las acciones y el camino no son fáciles y curiosamente es el Tiempo (Cronos) el que juega siempre en nuestra contra. Agradezco mucho el poder participar en los proyectos que mencionas, pero sobre todo el compartir estos retos y el disfrutar las Victorias.

    Vamos por el que siguiente…

  3. Típicamente los grandes cambios se sustentan en un líder, así, Zeus lideró a sus hermanos para derrocar a los “Titanes” ,como mencionas, primitivos – me pregunto que hubiera pasado si no existiera ese liderazgo –

    Más allá de liderazgos “jerárquicos” los equipos exitosos requieren líderes SITUACIONALES (en palabras de Kenneth Blanchard el más efectivo), estos sirven de ejemplo y “guía” para los demás. Este tipo de líderes tiene varias características que los distinguen. Más allá de las funciones directivas me quiero concentrar en las de apoyo, en las que tienen que ver más con las personas.

    o Es responsable y esta centrado en el desarrollo de su equipo. Lo promueve y desarrolla, lo instruye y apoya, lo hace crecer.
    o Fomenta la participación en la toma de decisiones, es incluyente y sabe escuchar, aunque tenga ideas y conceptos propios, adapta y toma los de su equipo distinguiendo los que dan valor.
    o Cohesión, motivador natural del grupo. Puede motivar con el ejemplo, con actitudes, o con estricto apego a un plan de trabajo, pero el fin, es el bien común.

    Saturno, Jupiter, Mercurio… Todos Rafa tienen la firma INDELEBLE de un líder. Uno que provoco no solo el concepto si no que las “cosas sucedieran”. Así pues, regreso el reconocimiento al LIDER que tenemos en ti, al que se ha centrado en el desarrollo no sólo de los proyectos si no de las personas, al que nos ha permitido dar con nuestro esfuerzo las pinceladas a los proyectos, al motivador y tutor, a ti, gracias Rafa.

  4. CREO QUE EL EQUIPO COMPLETO HA HECHO REALIDAD COSAS MAS ALLA DE LO ESPERADO Y ASI DEBE SER RECONOCIDO EL EXITO DE LOS PROYECTOS, ESTAMOS CERRANDO UN AÑO ESPECTACULAR DEL QUE NOS DEBEMOS SENTIR ORGULLOSOS POR LO REALIZADO, FELICIDADES RAFA POR COMPARTIR EL EXITO CON TU EQUIPO Y FELICIDADES EQUIPO POR SER PARTE DEL EXITO.

    CONSIDERO QUE TODOS TIENEN RAZON, EN FELICITARSE MUTUAMENTE, PORQUE ESTO NO SE CONSTRUYO SOLO Y CADA QUIEN EN SU FUNCION APORTO LO NECESARIO, CONSTRUYENDO Y APORTANDO.

    ADEMAS DE LAS FELICITACIONES, ME GUSTARIA FESTEJAR Y COMPARTIR EL EXITO HASTA VER SATURNO SANO Y EN FRANCO CRECIMIENTO EN MANOS DE SU NUEVO PADRE, EN ALGUNOS MESES.

    UN AGRADECIMIENTO A TODOS
    ENRIQUE

  5. Si bien es cierto que el reconocimiento de los logros obtenidos a una persona o equipo de trabajo es fundamental para mantener esa ilusion a la que se ha hecho referencia, tambien es cierto que los halagos pueden ser el principio de la complascencia poniendo en riesgo logros futuros.

    Para evitar caer en la complascencia, un antidoto eficaz es el de criticar constructivamente y encontrar aquello que se pudo haber hecho mejor (si no se encuentra nada, la complascencia ya esta presente)

    Mi tendecia personal -casi natural- hacia Rafael es el de siempre criticarlo (no siempre constructivamente). Desafortunadamente no tengo elementos esta vez para criticarlo, pero supongo yo que ustedes estan en una posicion inmejorable para hacerlo. Su equipo (al final y al cabo) saldra beneficiado.

    Felicidades por sus exitos.

    Omar

  6. Estimadísimo Omar:

    Antes que nada, es muy grato saber de ti. Espero que Suiza siga tratándote bien y sobretodo que no le estés haciendo la vida imposible a Sybille.

    En cuanto a los halagos, me parece que son mas bien reconocimientos al trabajo. Halagos lo relaciono más con las jerarquías anacrónicas que con los equipos modernos de hoy. Y normalemente se dan hacia arriba.

    Por otro lado, coincido completamente que la complascencia conduce necesariamente a la decadencia. Tanto en equipos, como de manera personal.

    Y también coincido (2 de manera consecutiva: debe ser un récord en nuestra relación) en que la crítica no sólo es necesaria, sino un estilo de vida al que cada vez debemos acostumbrarnos más.

    ¡Un abrazo amigo mío!

    Rafael

  7. Rafa,

    Sólo tengo una expresión que engloba todo lo que siento: ¡¡¡¡MUCHAS GRACIAS!!!!

    Por brindarme la confianza, la asesorpia y el empuje para realizar todos los proyectos, ya que he aprendido mucho en los últimos meses; gracias por ser un inspirador y un buen líder.

    Un abrazo
    Irma

  8. ¡Qué ingenioso Rafael!, Creativo y ajustado a la realidad que impone el Mito. Muy buen uso le diste para definir la función de los integrante y el objetivo del grupo humano que conforman. Me encantó leerte.
    Cariños,
    Viviana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *