Bienvenido, aquí es la entrada

Pásale. No te quedes ahí. Titubeas como un chamaco. No voltees. Decídete. Nadie va a ayudarte. Entra ya. Es tu momento. Aunque lo niegues.

Ha sido un camino largo, ¿verdad? Pero en realidad es más corto de lo que piensas. Apenas fueron unas cuantas décadas. Ni de loco pensarías que ya eres sabio, ¿o sí? No te quejes del tiempo que perdiste, no te arrepientas de esas decisiones; da las gracias que vienes en una pieza, abraza esos recuerdos placenteros. ¿Cuál presente? Tú no tienes presente.

Siéntate. Es poco a poco. No quieras saberlo todo de inmediato. La desesperación nunca ha sido tu mejor consejera. Respira. No te quejes. Ya te lo dije. Pareces un chiquillo en un berrinche. Si vas a ponerte así, mejor te dejo solo. Ahí me avisas cuando termines de lamentar el poco sentido de tu vida. Ni me mires a mí. Tú eres el responsable.

Anda. Explora ahí. ¿Verdad que las cosas no son como las pintan? ¡Qué vueltota te diste para llegar al mismo sitio! Tal vez lo único que valga la pena es que lo ves no sólo distinto, sino con más cosas. Es que aprendiste a observar. Incluso a escuchar. ¿Otra vez a quejarte? Respira y deja de hurgar en tus bolsillos que nada vas a encontrar.

Está bien. Una pausa va a ayudar a que digieras esta nueva realidad. Que aceptes que no hay retorno. Por lo pronto, en lo que vas resolviéndote, relájate. Vas a estar acá varios años. Bienvenido. Es la crisis de la mitad de vida.

La llamada

Hablé a casa de mi abuelita. Esperaba que el teléfono sonara y sonara; muy en el fondo deseaba que me contestara con su voz dulce y su entonación amable. Pero no. Apenas había marcado, cuando una voz intrusa se interpuso bruscamente. Colgué apresuradamente. Se materializó otra vez su ausencia. Abuelita linda. Te quiero y extraño. Ese niño que te abrazó tantas veces sigue aquí.

Jueves ordinario | La asincronía

Por fin me pongo el zapato.  Había pasado varios años con ese pendiente. Salía de la casa a veces descalzo y a veces mejor no salía. Todo por dejarlo al final. No es que sea una costumbre mía. Más bien era un miedo. De esos que de tanto evitarlos, acabas por encontrarlos en todas partes.

“Un, dos, tres” bajo por la escalera “cuatro, cinco, seis y siete”, esta parte es non. La que viene es par. Quisiera entrar en ritmo cuanto antes. Suena el teléfono. No es para mí. No es para nadie. Me interrumpe el conteo. Prendo el coche. Salgo. No salgo. El camión escolar bloquea en reversa y anuncia su paso con un chillido insoportable. No hay guardia. No hay salida rápida. Será uno de esos días. Uno de esos años.

Por supuesto ese zapato está menos gastado que el otro. Es un novato en todos los sentidos. Brilla y contrasta con su par mate. Quiere aprender, pero es muy ansioso. El paso ni siquiera es el que se debe. Muchos años el zapato de mil batallas cargó todo el cuerpo y avanzó sobre un pie por todos los retos. El otro zapato se quedaba inherte. Pobre, tantos años sin salir, tantas cosas sin vivir. Bueno. Pero ya salió. Por fin.

La información que se presenta es incorrecta y además imprecisa. ¿Qué posibilidades hay de cometer ambos errores? A veces pienso que es intencional. No hay peor escenario que el de un dato que no dice nada, ni siquiera una mentira. Como el comentario perdido e inoportuno. Solo interrumpe. Así, se interpone en la cadencia y deja una sensación de molestia. Las preguntas son inútiles. Las respuestas son de la misma naturaleza que la del dato errante. El vientre se hace pequeño y una sensación de vértigo me sube hasta la nuca.

Meto los zapatos a la maleta. Me pongo los tenis y me subo a la caminadora. Sonrío sin querer. Troto casi sin pensar. Vuelvo a sonreír y ahí rozo ese instante eterno que se había estado escapando por tantos meses. La cadencia mejora y la técnica aparece de pronto. Todo está listo; ya solo falta que aguante el ritmo. Hoy no quiero pensar; ojalá pudiera fluir desde el espíritu y existir sin esfuerzos conscientes. Olvido los zapatos, en particular a uno de ellos. Fue mucho tiempo que tuve que cargar con ese problema irresuelto.  Hoy me siento liviano.

Me resignó a haber salido a un compás diferente al flujo natural del día. Debo ser paciente. En la gasolinera espero más de lo normal por un problema de pago del coche de enfrente. Recuerdo esos días placenteros de echarle 50 pesos al coche y durar toda una semana de arriba a abajo. Hoy son más de 1,000. Aún así, bromeo con el despachador. No se puede pagar sin impuestos. Todo esto parece una cadena interminable de desaciertos. No fui yo, pienso. Aún así, heme aquí buscando que las cosas hagan sentido, en un movimiento errático que parece no llevarnos a sitio alguno. Heme aquí con el zapato en una mano preguntándome por qué rayos me lo puse. Tal vez debí esperar un poco más y soportar ese pequeño caos provocado por mi pendiente. Creo que al resolverlo, desajusté lo que me mantenía en equibrio. Puede ser. Regreso a mi casa y lanzo el zapato por encima de la barda. Se escucha el chillido de un gato. De ése que ni siquiera tenemos.

 

Jueves Ordinario | El túnel

Voy subiendo por el estacionamiento del edificio de Reforma. En el caracol que lleva del 3 al 4; del 5 al 6; del 7 al 8. Es de madrugada. Tengo solo un objetivo. La inmediatez de concluir un documento antes de las 8 de la mañana. Nadie va conmigo.

He perdido el ritmo. Una lesión en la pierna me sacó de las pistas. Cojeo ya sin percibirlo. Sé que lo hago porque algunos ven mi rengueo. Aun así, intento mantener la postura. Quise regresar un par de veces, pero olvidé cómo correr. Tan posible como no saber ya cómo respirar. Es un jadeo continuo.

Camino por los pasillos externos del edificio de Universidad. Son las 4 de la mañana. Tengo que revisar 2 casos para presentarlos al comité. Nadie sabe más del tema que yo. Aún así, debe prepararse minuciosamente. Soy un animal de la mañana.

Miro la reunión. Va muy lenta. Me he vuelto paciente y a la vez escéptico. El camino no es el correcto. ¿Cómo puede un comentario desviar la atención? Finalmente intervengo. Intento parar el caos y lo que parece claro para mi, es poco relevante para los demás. No lo ven. Ahí está la solución, pero no ayuda que yo la diga. Es necesario que este grupo la encuentre por si mismo: no hay atajos.

Amanece. El cielo va tornándose azul. El documento está listo. Iré por un café. Estoy satisfecho con el esfuerzo. Más tarde en la presentación de los desesperados, la desmañanada habrá valido la pena.

Se nubla mi mente. Hace unos minutos estaba lúcido como un estudiante de poesía. Ahora me pierdo entre las entrañas de un explorador de filosofía existencialista. Parezco antiguo con mi plática. Algunos confunden mi viaje al espíritu con una embriaguez vulgar. Les perdono su falta de desubicación: su certidumbre les permite ver solo unos centímetros adelante de sus narices. Pero los quiero.

Entro al comité de crédito. Es un caso fácil de explicar y difícil de defender. El presidente y su asesor se comportan como los expertos que son. Tienen todos los argumentos para declinarlo, pero lo autorizan. Hay veces que la obviedad es tan molesta que actúa contra los instintos.

Recupero el ritmo poco a poco. Sanaron mis músculos aunque en el inter perdí condición. Acabo empapado sobre la caminadora. Escucho mis latidos. Desaparece el jadeo. Me siento en la silla y bebo un pequeño sorbo de agua. Y me levanto a ver a mi familia. Se me presentan como lo único real de las 2 últimas décadas.

Me meto a la cama; hay que dormir, pues mañana muy en la madrugada tengo que regresar. Es mi cita. No importa el lugar, es la misma sensación una y otra vez. Ingreso al túnel, a veces con ritmo, a veces con esfuerzo. Me sumerjo a ese flujo que me absorbe, que me da satisfacciones, que me extingue, que cancela otras posibilidades.

Muriendo en tus brazos

Soñé que moría lentamente en tus brazos.
Cobijabas mi vértigo, aceptabas mi suerte.
Vaciaba mis remordimientos y me liberaba de mis culpas.
Admirabas mi arrepentimiento, perdonabas mis atrevimientos.
Soñé que contigo me volvería eterno.
Y tú con esa sonrisa sarcástica, alimentabas mi fantasía.
Soñé contigo mezcal amigo. Que en cada sorbo me iba perdiendo.
Y tú me dejaste perder en tu encantamiento, me ahogaste en todo ti.

Sobre el mezcal. Bar de La Cervecería. Diciembre 27 de 2016

5 noticias que cambiarán nuestra percepción de la realidad

 © Copyright 2010 CorbisCorporation

No cabe duda que en nuestro país sí cabe el optimismo. ¡Qué nos dura la dura realidad! Aquí sabemos cómo darle la vuelta a las cosas. Que no nos digan que somos mediocres, que no nos digan que nos ahogamos en un vaso de agua, que no nos digan que no creemos en nosotros. Este es el país del sí se puede. Con saliva o sin saliva tragamos pinole; y mucho. El más chimuelo masca tuercas. Corriosos y llenos de energía. ¡Faltaba más!

Pues sí. Que nuestros políticos siguen dándonos lecciones de cómo sí hacer las cosas. Igual que nuestros gobernantes. Y nosotros que pensábamos que la política estaba tambaleándose y que sus actores ya no tenían credibilidad. O que la economía estaba en franco estancamiento con indicadores macro económicos, micro económicos  y financieros poco alenteadores. ¡Pues no! Qué vamos a saber nosotros.

Las grandes noticias de las últimas horas son apenas digeribles. Revisemos 5 nada más.

1. El PAN regresará a los Pinos en el 2018, según el descendiente de Franciso I. Madero. Gustavo Madero, como presidente del PAN, podrá retirarse -según sus declaraciones del día de hoy- como Greta Garbo. Lo dijo al evaluar sus grandes logros como líder de los panistas. Poco o nada le llamaron la atención otros factores  más o menos importantes, como el éxodo de militantes en los meses recientes, la fractura con los senadores y sobre todo el resultado desastroso de las elecciones del domingo pasado. Aunque es muy probable que la gubernatura de BC la mantendrán, las circunstancias son cuestionables: ¿se cae el Prep y el PRI renuncia a refrendar sus victoria? No es que los ciudadanos seamos suspicaces, pero cómo ignorar esto.

2. Al PRI ya no le interesa el carro completo. No. ¿Para qué pelear la gubernatura de Baja California si primero están la democracia y  las reformas del pacto por México? Su presidente ha estado como el péndulo del reloj de mi abuelita que hoy vive en casa de mi madre: un día saltando de contento por la victoria; al otro dando cátedra de generosidad y preocupación por México. ¡Qué descaro! Acá la preocupación es que lo hacen con una naturalidad qué asusta.

3. México será el país que más inversión extranjera directa reciba en América Latina. En verdad es una gran noticia -sin sarcasmo, acá lo cuestionable es cómo la dan a conocer, como si fuera un logro del gobierno actual. El país ha hecho la tarea por varios sexenios, manteniendo una estabilidad económica destacada no sólo al compararlo con países de la región, sino contra nosotros mismos hasta antes de 1996. La medalla por la IED ya se la pusieron el Presidente y el Secretario de Hacienda. ¡Qué manera de mezclar la política con la economía! No, si la maestría de la confusión es un arte. Ellos confundidos y nosotros en proceso de.

4. Ya se eliminó el subejercicio de gasto público. Exactamente. Ya estamos al 92%. No se explica ni se precisa en qué se erogó. Es posible que haya sido un movimiento contable que no haya llegado a la economía real. Pero esas nimiedades a quién le preocupan. Parece que Luis Videgaray nos adviertierte que la desaceleración económica nada tiene que ver con su gestión. Él cumplió el mandato del presupuesto y además lo hizo mejor en un 80% que el sexenio anterior. Si con estas pequeñeces el Secretario de Hacienda va a manejar las cifras como le convienen, imaginemos con asuntos importantes.

5. El país tendrá un crecimiento elevado, según señaló el Presidente Enrique Peña Nieto en su cuenta de twitter y también en una reunión con los empresarios del país. Por el impulso de los empresarios y también por sus reformas. Por las sinergias entre la clase empresarial y la política. No, si nadie dice que los políticos deban hacerse a un lado; en verdad necesitamos a los gobernantes para crear las condiciones propicias de crecimiento económico. Pero otra vez se mezcla y se confunde. La causa y el efecto. Y sobretodo los síntomas que impiden el crecimiento no se atienden. ¿Qué hubo con la inseguridad? De esa ni se habla. Tal vez crean que si la siguen ignorando, desaparezca como resultado del despecho mediático.

En fin. Así las cosas. Las noticias en términos generales son razonablemente buenas, pero para nada espectaculares. He de confesar que ya me estaba aburriendo con las noticias de la vida política. Pero por lo que se ha visto en estos 8 días del segundo semestre, vamos a estar moviditos, con mucho que escuchar, de qué reírnos y de qué opinar. Bueno, también es cierto que la economía va a mejorar y ahí -como siempre lo he dicho en este espacio- es que debemos aprovechar para impulsar los retos que tenemos en lo personal, profesional y dentro de nuestra comunidad.

 

Jueves ordinario: 3 anécdotas y 1 reflexión

Las Preguntas

1. Los pequeños demonios

Cuatro niños de once años discuten sobre religión; un católico, un judío, un mormón y un ateo. Después de intercambiar sus puntos de vista sobre sus creencias uno de ellos es insultado. ¿Cuál de ellos?

2. La casa blanca

Un pintor, un maestro de obras y un arquitecto tienen la tarea de pintar la casa de su patrón. El pedido fue contundente: “que sea blanca, que dure mínimo dos años y que quede lisa y suave, como piel de bebé”.

Después de una semana, el trabajo no se ha iniciado. El patrón los cita para que le informen qué está sucediendo. Después de un par de horas de deliberación, el jefe decide que solo uno de ellos realizará el trabajo. ¿A cuál de ellos elige?

3. La confusión

Una empresa líder de mercado con excelentes resultados en ventas, satisfacción de clientes y en valor a sus accionistas decide cambiar a su director general.

Desencajado el recién destituido directivo, pregunta al presidente del consejo cuál fue la razón, toda vez que entregó todo lo que le pidieron, principalmente en los rubros financieros. ¿Cuál es la respuesta?

 

Las Respuestas

1. Los pequeños demonios

Al niño ateo. – “Estúpido” lo califican y lo increpan: “¿cómo no puedes creer en tu creador”.

Días después el niño ateo le pregunta a su amigo el por qué del insulto. – “No puedo entender cómo alguien no crea en dios”, responde el amigo religioso.

2. La casa blanca

Al pintor. El patrón se dio cuenta que para ciertas tareas hay que elegir al que hace la chamba. En ocasiones involucrar a más personas, incluso mejor calificadas y con mayor visión, podría impedir que la tarea se lleve a cabo.

3. La confusión

“Precisamente por eso: porque entregaste solamente lo que te pedimos”.

 

Algunas Reflexiones

Hay tantas maneras de pensar y de hacer las cosas como vidas humanas. Aún así, muchos seres humanos insisten en creer que existe una opción superior a todas las demás: la suya.

Para necesidades de corto plazo, soluciones de corto plazo. Verdad evidente que muchas veces perdemos de vista por no asignar un espacio para planear y atender el futuro mediato.

“Cuando ya tenía todas las respuestas, cambiaron las preguntas”.

Jueves ordinario: Pacto por México, malas prácticas y primer tropiezo político de EPN

 tropiezo

En menudo lío ha metido el PRI al Pacto por México y -en consecuencia- al gobierno federal y a los representantes de los partidos que han estado coordinando los acuerdos.

Es muy difícil eliminar las malas prácticas, sobretodo cuando no se está convencido de que es necesario abandonarlas. Poco, muy poco tiempo transcurrió en el sexenio de Enrique Peña Nieto para que se generaran sospechas razonables de que la maquinaria electoral del PRI se está preparando para recibir el flujo de efectivo que le da vida, a través del Sistema Nacional de Programas del Combate a la Pobreza. Los partidos de oposición denunciaron el intento y de paso han puesto en tela de juicio la integridad completa del Pacto por México.

Y es que el Compromiso 6 del Pacto por México es un sueño que difícilmente puede cumplirse. No solamente se trata de combatir la pobreza, sino que eliminará el sesgo asistencial y el uso electoral de los programas sociales. También señala que los recursos llegarán directamente sin condicionantes a la población. Por si fuera poco, los recursos se ejercerán con reglas de operación y transparencia que permitan su evaluación y la rendición de cuentas. Cualquiera en su sano juicio quisiera que estas reglas de operación se cumplieran de manera casi automática; el problema que tenemos en nuestro país es que la operatividad política del PRI ha violado sistemáticamente estas reglas por décadas. Por ello es difícil, muy difícil que el Compromiso 6 pueda cumplirse. No se va a lograr por decreto, eso es un hecho. Antes habría que transformar la estructura de poder del PRI y sustituir en el ADN de muchos de sus militantes una batería completa de valores diferentes.

La exigencia de los partidos de la oposición de que renuncien y se realice juicio político a Rosario Robles (Secretaria de Sedesol) y a  Javier Duarte (Gobernador de Veracruz) escaló rápidamente por las actitudes tradicionales de los dirigentes del PRI -y hoy gobernantes. La primera fue la del Presidente Peña Nieto quien desestimó la denuncia y hasta bromeó recomendando a Rosario Robles que aguantara. La segunda fue la del Secretario de Hacienda Videgaray quien también ignorando las demandas de la sociedad intentó imponer la Reforma Financiera en la agenda pública. De último momento reaccionaron y cancelaron una conferencia que pudo destrozar al Pacto por México. Apareció entonces el Secretario de Gobernación Osorio Chong buscando conciliar con la oposición.

Pero el daño está hecho, cuando menos para la Reforma Financiera. Entre jueves y viernes se celebró la Convención Nacional Bancaria y el único acuerdo fue la conveniencia de posponer esta reforma. No solo faltan los amarres políticos, sino que la consistencia técnica de los Compromisos 62 y 63 (Banca de Desarrollo y Banca Comercial) es muy cuestionable. Es notorio que no existe un entendimiento consensuado entre el Secretario de Hacienda y la Banca Comercial; el primero habla de prestar más y más barato; los segundos hablan de mejorar las condiciones del país para poder hacerlo. Son complementarias ambas posturas, pero indudablemente primero va que haya un estado de derecho. Es de sentido común, pero -es posible- que en ciertas posiciones de poder el sentido común sea cada vez menos común. Ya veremos qué tanta conciencia muestra el Secretario de Hacienda con este tema la siguiente semana.

La historia está escribiéndose y como sociedad civil nos corresponde estar muy cerca de lo que están proponiendo los actores principales de nuestro país. Es un momento único el que vivimos en México, por lo que no podemos sentarnos a observar y a ser meros espectadores.

Vigilemos bien a nuestros políticos y gobernantes. Demostremos que ya no somos los niños ingenuos de antes y que hemos desarrollado conciencia y capacidades para impulsar al gobierno a que sus acciones estén orientadas a mejorar a nuestro país.

Como nota final, El Pacto por México es muy ambicioso en sus 95 Compromisos, excepto en ocho de ellos: los que van del 74 al 81 y que están relacionados con el apartado de Seguridad y Justicia. Dicho de otra forma, salvo por el problema principal que tenemos en México de inseguridad, violencia y delincuencia, los demás retos sí se atenderán con prioridad. Ojalá que sea una imprecisión de quienes redactaron este documento y no una intención real del Gobierno Federal.

_________________________________

Nota al margen: comparto los Tuits que publiqué el 24 de abril de 2013 en relación con el Pacto por México en @aguilagriega

“… un Sistema Nacional de Programas de Combate a la Pobreza que eliminará el sesgo asistencial y el uso electoral …” #PactoPorMéxico

“… los recursos del Estado llegarán directamente y sin condicionantes a la población que más los necesita …” #PactoPorMéxico

“… y se ejercerán con reglas de operación y transparencia que permitan su evaluación y rendición de cuentas …” #PactoPorMéxico

El compromiso 6 del #PactoPorMéxico (combate a la pobreza) puede ser el #WaterGate de @EPN – se compromete contundentemente a lo imposible.

Ni lo uno ni lo otro se ha logrado en #México de manera clara: evaluación y rendición de cuentas. Pero se promete, se escribe y se publica.

Lo peor del #Compromiso6 es que muy rápido se intentó violar lo que se prometió que no se haría: lucrar electoralmente. #PactoPorMéxico

Los Compromisos del #PactoPorMéxico en materia de Banca son buenas intenciones. La redacción denota una falta de conocimiento preocupante.

Se habla de fortalecer a la Banca de Desarrollo en el #Compromiso62 y lo primero que se hace es nombrar a políticos no a especialistas.

El #Compromiso65 ofrece créditos oportunos y baratos a pequeños productores agropecuarios. Otra buena intención que nace del desconocimiento

El apartado 3 del #PactoPorMéxico referido a Seguridad y Justicia es el más parco y el menos comprometido, debiendo ser justo lo contrario.

Los compromisos 74 a 81 de Seguridad y Justicia son tibios, vagos y confusos; el país requiere que sean agresivos, concretos y muy claros.

Penúltima reflexión por hoy del #PactoPorMéxico – quiere abarcar todo, las prioridades no son claras y está lleno de buenas intenciones.

La última (por hoy) del #PactoPorMéxico – a pesar de sus debilidades este acuerdo cuando menos ha sentado a la mesa a los políticos.